Este stio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí 

Sombras sobre los paneles fotovoltaicos en las oficinas centrales del Ayuntamiento de Santa Cruz

on .

  • El sindicato Sepca denuncia "falta de transparencia" del Gobierno local a sus peticiones sobre una inversión de 50.000 euros en una planta solar hace tres años, para dar electricidad a la sede municipal de Ofra
  • El sindicato asegura que desde hace dos años y medio ha pedido saber cuánto se ha ahorrado el consistorio en la factura de la luz y a cuánto paga el kilovatio/hora, pero esto no ha sido posible
  • La organización no encuentra en el portal de transparencia el expediente de licitación de esta inversión, en la que la adjudicataria, Dobons Technology, instaló como mejora un monitor para informar de la energía eólica consumida

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife anunció en julio de 2015 que el edificio con sus oficinas centrales situado en Ofra, el antiguo Instituto Hermanos García Cabrera, iba a ser el primero de propiedad municipal que utilizaría electricidad generada con fuentes renovables, mediante 88 paneles fotovoltaicos con un coste de 50.000 euros.

Transcurridos tres años, el Sindicato de Empleados Públicos de Canarias (Sepca), a través de su sección en el Consistorio chicharrero, ha criticado el "oscurantismo y el secretismo" del Gobierno local sobre esa instalación, ya que no se ha respondido a las solicitudes que por escrito han presentado, la primera hace dos años y medio ante la Junta de Personal y reiteradas este año, para conocer cuál ha sido el resultado de esa inversión pública "anunciada a bombo y platillo".

La sección del Sepca quiere conocer una serie de datos que, por el momento, sigue sin recibir: cuántos kilovatios por hora de producción propia han generado esos paneles, a cuánto asciende el ahorro neto en la factura de electricidad, si esta energía de origen renovable se almacena en baterías para poder ser utilizada en horas en que no hay luz solar o se inyecta directamente en la red trifásica previa conversión en corriente alterna, y en qué porcentaje se incrementa -en el cómputo anual- la producción energética en los meses de verano al aprovechar el mayor tiempo de insolación.

Otras dudas del sindicato no resueltas por los responsables municipales son con qué frecuencia se limpian los paneles solares para evitar que pierdan eficiencia, si está ya amortizada la inversión, si se han instalado en otras sedes municipales y si se le aplica en este caso el real decreto que establece el llamado impuesto al sol.

La única respuesta recibida por esta organización sindical fue de la Dirección de Recursos Humanos, que en agosto pasado se declaró como órgano no competente para informar de estos asuntos.

 hipervinculoClic aquí para acceder al artículo completo en CanariasAhora.com